Apoyamos decididamente la innovación, la creación, el talento, el desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocio pero, al mismo tiempo, defendemos los valores como seres humanos, que las nuevas tecnologías no menoscaben dichos valores, la reflexión acerca del uso de las nuevas tecnologías y la moralidad de los negocios, la erradicación del hambre, la falta de educación y medios a nivel global, la lucha contra la explotación infantil o cualquier otra explotación.

En este sentido, prestamos también servicios profesionales pro-bono, porque consideramos que no sólo las grandes corporaciones tienen derecho a recibir una asistencia legal de calidad, sino que es un derecho que las sociedades desarrolladas deben proteger y mantener. Como tales, formamos parte del grupo de letrados del Turno de Oficio del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y colaboramos con varias ONG en la materias de nuestro expertise.